Robots colaborativos y sus problemas con la ciberseguridad

Cuando hablamos de robots en general, o de robots colaborativos en particular, en la inmensa mayoría de los casos no solamente estamos hablando de autómatas capaces de llevar a cabo tareas que liberarían de mucha carga de trabajo al ser humano sino de elementos que son totalmente seguros.

Sin embargo, no hay más que echar un vistazo a algunos medios especializados para darse cuenta de que no todo es tan idílico como cabría esperar en un primer momento. No en vano, y aunque ahora profundizaremos un poco más, los problemas relacionados con la ciberseguridad y los robots colaborativos están a la orden del día.

¿Cuáles son los problemas de ciberseguridad de los robots colaborativos?

Antes de entrar en detalle, y con el objetivo de contextualizar el conjunto de datos, hay que decir que los modelos que se auditaron fueron los modelos Baxter y Sawyer, de Rethnink Robotics así como la familia de robots UR, de Universal Robots.

Si tenemos que hacer referencia a los Robots Rethnink, hay que decir que las principales incidencias que se detectaron fueron las siguientes.

  • Se apreciaron graves problemas de seguridad en los protocolos de seguridad de los distintos robots.
  • Por otro lado, y esto reviste una gran gravedad, se registraron incluso posibilidades de que los robots en cuestión fueran susceptibles de llevar a cabo ataques físicos.

En relación a la familia de autómatas UR, las incidencias que se detectaron recientemente, y que aseguran haber abordado son las que enumeramos a continuación.

  • Se detectaron diferentes agujeros a través de los cuales se podían modificar las configuraciones de seguridad de los robots de modo que se podían violar las leyes de seguridad.
  • Asimismo, y al igual que ocurrió con Robots Rethnink, se produjeron vulnerabilidades que permitían a los robots realizar ataques físicos.

Conclusión: la ciberseguridad sigue siendo un problema muy importante

Las personas que llevaron a cabo esta auditoría pudieron concluir que a pesar de los esfuerzos que se están haciendo para potenciar aún más las prestaciones de los robots colaborativos, lo cierto es que parte de esta inversión debería realizarse en materia de seguridad.

Incluso llegaron un poco más allá e hicieron hincapié en la necesidad de seguir incluyendo botones manuales de seguridad de modo que, en última instancia, sea un ser humano el que decida poner fin al proceso de un co-bot. No conciben, al menos por ahora, que sea un software, por muy depurado que esté, el que controle el robot en todo momento.

El objetivo de esta auditoría, en resumen, no fue otro que poner de relieve lo importante que es la seguridad dentro de la nueva industria 4.0 y todo lo que aún queda por hacer dentro de este campo.  Para terminar, los auditores animan a otras consultoras a que lleven a cabo más estudios y análisis de este tipo ya que solo de este modo se podrán detectar todas las deficiencias y anomalías que existen y que deben ser abordadas y subsanadas para seguir progresando.

By | 2017-11-21T10:03:26+00:00 noviembre 21st, 2017|